InicioQuienes SomosEl C.I.M.Comision DirectivaGrandes ExpedicionesGaleria de FotosContacto  Si ud. es socio ingrese como usuario

Menu
MenuShow/Hide content
tree-T.gif Recomendanos
tree-T.gif Proyectos
tree-T.gif Relatos 2007
tree-T.gif Relatos 2008
tree-T.gif Relatos 2009
tree-T.gif Relatos 2010
tree-T.gif Relatos 2011
tree-T.gif Relatos 2012
tree-T.gif Relatos 2013
tree-L.gif Galería de Fotos
DiscusiónShow/Hide content
tree-L.gif Libro Visitas
NoticiasShow/Hide content
tree-T.gif Enviar noticia
tree-L.gif Archivo de noticias
Descargas y EnlacesShow/Hide content
tree-T.gif Descargas
tree-L.gif Enlaces
EstadísticasShow/Hide content
tree-T.gif Estadisticas
tree-T.gif Top 10
InformaciónShow/Hide content
tree-T.gif Tu cuenta
tree-T.gif Listado de Socios
tree-L.gif Listado de Waypoints

Visitas
 Agreganos a favoritos
 Haznos tu pagina de inicio
 
 

Visitas

Expedición Volcán San Francisco 2.008





Record de la AMC. 26 Cumbreros en el San Francisco.

CIM/07 –  AMC.   EN LOS SEISMILES  - SAN FRANCISCO (6080 m.s.n.m.) e INCA HUASI (6683 msnm).

“LOS QUE TERMINARON EL CURSO, LO HICIERON A LO GRANDE… EN UN SEISMIL... UN HONOR DE POCOS… ORGULLO DE MUCHOS…”

En la cumbre del San Francisco; al fondo se ven el Inca Huasi a la izquierda, y el Ojos del Salado a la derecha

 

Sábado 05 – 01 – 2008. HS. 7:00:

Con el ansiedad a flor de piel, en los novatos y en los veteranos por diferentes motivos, unos por ser la primera vez en una expedición tan grande y de muchos días, y los otros por la responsabilidad a cuesta que cargamos por llevar tanta gente a la zona de los seismiles, y los que conocen saben de lo que hablo, con los nervios propios de la partida, el enojo del Sensei (bautismo a David), que citó a las 07:00 Hs. como horario de partida y por los dormidos de siempre, arrancamos a las 8:00 hs. hacia el Paso de San Francisco.

Lo que sería la aventura con lo que la gente que finalizó el CIM 2007, daría su tesis, “hablando en términos académicos”, más los socios y algunos invitados, que previamente habíamos estado cumpliendo con las pautas establecidas para poder formar parte de esta expedición:  los exámenes médicos previos, la organización de la comisión de la AMC, con David Lucero a la cabeza, las reuniones previas, la distribución de los gastos, el mangueo de vehículos, de vales de combustible a organismos privados y públicos, a amigos y no tantos, las compras para estar 20 días alejados de centros comerciales. La partida fue solo la culminación de la etapa previa, sólo los que vivimos desde  adentro esas experiencias, damos fe del stress que produce la planificación .

Y así en varios vehículos, 5 camionetas doble cabina, 1 Jeep Willy (que nos esperaba ya en Las Grutas) y 2 autos,  se conformo el convoy, pocas veces visto en la historia de la AMC, según el Sensei como en las buenas viejas épocas de antaño, 31 almas con el objetivo claro: ascender un seismil.  La expedición se conformaba con la más variada selección de integrantes, teníamos todos los representantes desde la Sub 15, hasta la Sub 60, o sea, exponentes de todas las edades.

A la hora de marcha paramos pasando Chumbicha, a fin de reagruparnos y escuchar indicaciones de David a los choferes, de no alejarse y que la próxima parada sería en Tinogásta, a fin de aprovisionar combustible, revisar las cargas. Llegamos allí a eso de las 12:00, a las órdenes cerradas del jefe guía, para que no nos desbandemos, comprando algo de comer y de tomar. Allí también recogimos a la ultima integrante de la expedición, alguien que nos hizo el honor de compartir unos días espectaculares con nosotros: Nora Varela, socia de la AMC y miembro de la Vieja Expedición al Vn. Ojos del Salado por el lado Argentino en el Año 1987, y 20 años después nos deleitaba con su presencia nuevamente en la Cordillera, ejemplo para los nuevos y para todos, de que nunca es tarde para hacer esta actividad, y tampoco imposible.

Retomamos la marcha, y pasamos por Fiambalá, puerta a los Seismiles, y alrededor de las 14:00 Hs. llegamos a Cortaderas. Y tras una breve parada, para realizar las más variadas necesidades y comer algo brevemente; conocer en dónde estará emplazado el nuevo hotel que por orden del Sr. Gobernador se está construyendo en ese lugar, reiniciamos la marcha, llegando al campamento “Las Grutas” que tiene Vialidad Provincial próximo al límite, no sin antes pasar por el Control de Gendarmería Nacional, en donde David registró nuestro paso y lo que íbamos a hacer, y dejar un listado completo de todos los que nos quedábamos, ya que algunos vehículos retornarían nuevamente a la ciudad.

Tras unas breves recomendaciones de David, en especial para los chicos del curso, de cómo movernos los primeros días, comenzamos a bajar todas las pertenencias, el equipamiento de montaña, la comida, etc. Y citados todos para una reunión a las 18:00 Hs., la primera de muchas, ya que se planifico una por día la misma hora, tras la presentaciones de rigor con los encargados de vialidad a fin de ver dónde nos alojaban, tratando el jefe de expedición que nos pusieran a todos en una sola barraca, empezamos lo que llamábamos etapa de aclimatación, muy necesaria antes de emprender cualquier actividad que supere los 4500 msnm. Por lo tanto, esa tarde mas que desempacar todo, tomar mates, y preparar los lugares donde dormiríamos cada uno, no haríamos nada mas, hasta el otro día en donde continuamos con la etapa de aclimatación.

Así David, con la meticulosidad que le caracteriza, nos reunió a las 18:00 Hs. a fin de poner muchas cosas en claro, distribuir tareas, distribuir los lugares para dormir, cómo afrontar los posibles dolores de cabeza, las recomendaciones de Gendarmería para ese tipo de actividades, pegando en la pared y en un lugar bien visible, el listado de  tareas, menú diario y distribución de quienes cocinaban y que días, etc.

Habiendo quedado todos de acuerdo y conformes, se continuó con ver quiénes se sentían bien y quiénes se sentían mal. Durante la reunión hubo una de las integrantes del CIM, Libia Pereyra, que comenzó a dar síntomas de mareos y desvanecimientos muy profundos, por lo que se dispuso a suministrarle oxígeno, que tiene la gente de vialidad. Ya instalada en el comedor se procedió a darle todos los cuidados, siendo atendida y mimada por la mayoría, recuperándose de a momentos, pero no totalmente. Alrededor de las 23:30 Hs. y viendo que no mejoraba y su cuerpo no estaba asimilando el desfasaje de oxigeno, que implica el cambio de estar a la mañana a 500 msnm. y a la tarde a los 4000 msnm. en un lapso de 8 hs. Deciden y con buen criterio, que un vehículo, el del amigo Walter Chato Vilte, acompañado por Martin Barros y su amiga Carolina Savio, la bajen al Hospital de Fiambalá, en donde seria atendida, y una vez recuperada y estando en perfectas condiciones, tomará un micro hacia la Ciudad Capital.

Al otro día regresó esta mini comitiva con la novedad de que Libia se recuperó muy bien, como era lógico, conforme como nos enseñara un médico especialista en medicina de altura Carlos Pesce: si alguien no se recupera a las horas de estar en la altura, se tiene que cumplir la regla de las 3B, Bajar, Bajar, Bajar, no hay otra solución, y con Libia camino a la Ciudad, y después de leer la emotiva carta que envió para todos, la actividad en el refugio de Las Grutas, continuó como estaba planificado, los que tenían que hacer la merienda y la cena, a la cocina, y a dormir pronto, ya que todos estábamos soñolientos y cansados por el viaje, aunque esa primera noche se les había advertido que algunos podrían no conciliar bien el sueño.

Para el otro día,  2º  de expedición, no había horarios de levantarse, ya que seguíamos con el plan de aclimatación,  eso si los horarios de desayuno se mantenían entre las 07:00 Hs., y las 10:00 Hs. se comenzaba con la preparación del almuerzo, así que los horarios se mantenían a rajatabla. Después del almuerzo,  teníamos libre, así que las tareas entre mateadas, guitarreadas, truquedas y otras yerbas, con algunos leves dolores de cabezas, pedimos permisos algunos para caminar por las inmediaciones, sin exigirnos demasiado, como para matar un poco el tiempo, que a esas alturas parece que no pasa mas. Después de caminar unos 3 Km. volvimos a seguir mateando, como para hacer tiempo hasta la cena nuevamente, y así pasó el segundo día.

Al 3º día ya teníamos datos de la variación del clima: amanecía despejado, muy bien espectacularmente, y desmejoraba con lluvia y a veces granizo, alrededor de las 15:00 Hs. por lo que los planes estipulados que eran caminatas por los cerros circundantes previstos para las tardes y todas las demás tareas previstas también para esas horas, pasaron a ejecutarse a la mañana

A las 07:00 Hs. del 4º, día de aclimatación en el refugio, salimos como estaba previsto hacia el Cº. Falso Morocho, de 4500 msnm. a fin de testear a todos cómo nos estaba cayendo la aclimatación, lo que resultó muy bueno por que todos los que salimos, llegamos a la cumbre, salvo algunas excepciones de quienes para la próxima tienen que largar el pucho, ya que esto limita sobremanera el rendimiento aeróbico, y algún que otro con agite normal. De regreso de allí, a las tareas habituales, ya sea cocinar, bañarse, etc., preparar los termos para los mates, las cartas, y a pasar la tarde de la mejor manera posible ya que como se previa climáticamente comenzó a descomponerse, y llovió por un buen rato, hasta cayó granizo, que dejó blanco a todo el refugio y sus alrededores, calculamos unos 4 cm. Tal es así que la ruta por momentos se borró.

Pasada la tarde David, nos recomienda en reunión que tratemos de dormir bien esa noche, que a la mañana no habría horario para levantase, pero que a eso de las 10:00Hs. Nos reuniremos en el playón de Vialidad, a fin de armar los grupos, distribuir las carpas, preparación y distribución de equipos técnico, armado de carpas, revisar que todo esté en orden, etc. Y a la tarde haríamos un paseo por el limite, por lo que la noche paso sin mayores sobresaltos,

Al otro día nos fuimos levantando de a uno, pero era suficiente eso, para que nadie mas duerma, ya que ambiente de sana camaradería, hacia que constantemente no estemos haciendo bromas y cargadas, por lo que nadie mas podía dormir, salvo Javi Ribeiro (jajaja), que dormía todo lo que podía, ya que la pasó dopado a tafirol, lema “EL TAFIROL NO ES DOPING”. Pobre Javi, es para escribir un libro con todas las anécdotas que tuvimos con él. Almorzamos opíparamente como todos los días que estuvimos en el refugio, tal es así que varios volvieron con varios kilos de más, en vez de menos, a saber.: yo, tu, el, nos, vos, y ellos, (jajaja), o sea todos, preparamos los termos, equipos de mates, galletas, y otras vituallas, y a los vehículos, que nos íbamos al Limite Internacional, Paso de San Francisco, a 4726m.s.n.m. , cumpliendo así lo que recomiendan sobre la aclimatación antes de atacar una cumbre: hacer picos de altura y bajar, A las. 15.00 partimos, llegando a la media hora, previa parada a mitad de camino en donde el Sensei, nos explicó, por dónde encararíamos al San Francisco. Retomamos la marcha, y llegamos al lugar mencionado, allí la actividad fue libre, el que quería podía caminar, sacar fotos, algunos chicos optaron por ir hasta unos penitentes que había como a 2000 mts. de distancia, en donde la pasaron bárbaro, quedo reflejado en unas filmaciones, y en las fotos que se sacaron. Algunos optamos por matear en el refugio que está en el límite, en donde también la pasamos bárbaro, ya que nos  abrigó del viento bastante fuerte que afuera comenzó a correr, e hizo bajar considerablemente la temperatura, y mate va, mate viene, hablando pavadas, y contando cuentos, fue pasando la tarde, ya cerca de las 20:00 Hs., a la orden del Guía, emprendimos el regreso al refugio de Las Grutas.

De regreso en el refugio, se comenzó con la distribución de la comida de altura, la que estaba destinada ya de antemano, y a ser distribuida por carpas. Una vez concluido esto, nos fuimos a cenar, para luego tratar de dormir bien, ya que al otro día era el gran día, el día de comenzar a subir, para muchos por primera vez esa altura, a todo esto mencióno que antes de las 24:00 hs. teníamos que estar todos en cama, ya que a esa hora el personal de Vialidad, apaga el grupo electrógeno, por lo que queda  a oscuras el refugio. 

Al otro día, día 6º, amanecimos todos bien, pero se notaba en el aire cierto nerviosismo propio del momento, el de comenzar la gran aventura, por que hasta entonces era como si todos hubiéremos estado  de vacaciones, duras, pero vacaciones al fin. Luego de desayunar bien abundante, como se recomienda, comienza el armado de las mochilas, la distribución dentro de cada grupo de las carpas, calentador, bómbolas de gas, y comida para todos los días que nos va llevar llegar a la cumbre. Una vez terminada esta tarea, y cargadas las mochilas en cada vehículo, se escucha la voz que a partir de ese momento seria una tortura para muchos, y un alivio para otros, ya que era la voz a seguir la voz de mando, la voz de David, NOOOS VAAAMMMOOOS.

Nos distribuimos en los vehículos y nos fuimos hasta el lugar dónde comenzaríamos a caminar y a cumplir nuestro sueño. Ya una vez en ese lugar, y mochilas al hombro empieza la caminata hacia donde colocaríamos, el 1º. Campamento de Altura del San Francisco (CA1), a 4800 msnm. La caminata como corresponde a esa altura fue lenta, paso a paso, sin mayores dificultades, salvo las normales, y las no tanto ya que a los pocos metros de comenzar, surge la primera deserción, de Ricardo, que se dió cuenta ahí, que los negros (que fuma), le caen mal en las alturas. Así que tras una breve charla con David (a esa altura no cabe duda que era el Jefe de Expedición y Martin Barros 2º. Jefe de Expedición y auxiliar guía), decidió regresar al refugio de Vialidad, en el auto de Diana Czaky, quien gentilmente y con grandes dudas se lo prestó.

Una vez en el campamento, Ricardo, preparó, sus cosas, esperando que alguien le haga el favor de llevarlo, con tanta suerte que ese mismo día viajó a Catamarca. Concluido este episodio, continuamos con nuestra marcha, llegando alrededor de las 14:00 Hs. al lugar donde armaríamos las carpas, así que todo el mundo se avocó a las tareas de tallar cada uno su plataforma para la carpa, en medio de un pedregal, con un poco de apuro ya que preveíamos algún desmejoramiento climático, cosa que no sucedió nunca, ya que nos toco una ventana de buen clima de 3 o 4 días, que nos permitió seguir con la expedición.

Una vez armada la carpa, y armados los dormideros, (aislantes y bolsas de dormir, dentro de las carpas) nos pusimos  a la tarea de hacer un poco de mate cocido o té, jugos, con la consigna de hidratarse lo que más podamos, y a comer algo, ya que teníamos que tratar de pasar toda la tarde. Una vez concluidas las tareas personales, nos comenzamos a reunir en un lugar plano que había, y  espontáneamente nos fuimos sumando todos a charlar y a contar cuentos, a hablar gansadas, y de pronto comenzó un Karaoke, impresionante, ya que uno proponía un tema y arrancábamos todos. Así la pasamos genial esa tarde, demostrándonos por supuesto a los veteranos, que el grupo de los novatos  estaba fuerte, los ánimos bien arriba, pump para arriba como decía alguien, lo que nos daba la pauta que nos iba a ir muy bien. Cuando comenzó a entrar el sol, y ponerse detrás del  San Francisco, nos comenzamos a ir cada uno a su casita, digo a su carpita, ya que la temperatura bajaba constantemente, situándose en -2º, a eso de las 21:00 Hs.

Una vez cada uno en su rancho, comenzó la tarea de hacer algo de comer, unas sopas, unos fideos semi-preparados, que son tan ricos a esa altura, pero insoportables aquí abajo, y a dormir.

David grito que a las 07:30 Hs. era la hora de diana, de esa, no de la otra la Chaqui (apellido de una integrante) ya casi dormidos, algunos como podían, otros bien; notaba como en mi carpa, una de las integrantes no estaba bien de ánimos, la pasó bastante mal esa noche, con una estado de angustia, y aflicción, que me demostraba que no estaba bien, hablo de Silvita “Pampi” Vázquez, con lo cual, con mi otro integrante de carpa, Ariel Parra, tratamos de darle ánimos, de darle fuerzas , hasta no sé qué hora, ya que recuerdo que me dormí hablándole.

Al otro día, día 7º, ya de expedición, si ya habían pasado siete días ?, y parecía una eternidad, en esas inmensidades, en esas soledades, nos despertamos, algunos a la hora indicada, otros como mi compañerito de  carpa qué duro el tipo para despertarlo, papá ¡como duerme!; y dentro de la carpa comienza el preparado del desayuno. Los que conocen, saben que es una tarea poco grata, ya que medios dormidos, con el calentador, tratando que no se te caiga nada, presagio de lo que vendría, sumado todo eso a la falta de oxigeno. Ya despiertos, desayunados, y tratando de vestirnos lo que más podamos dentro de la carpa, por el frío, para salir y terminar de ponerse las botas fuera de la carpa, comienza para todos el desarmado del campamento 1º. Cargar las mochilas, con todo, dejar agua a mano ya que ese día sería un poco mas duro, nos llevaría un poco más horas llegar al CA2.

Tal es así que nos llevo mas de 5 Hs. Arribar a donde seria el segundo campamento, pero no sin antes cobrarse otra victima, la 2º. de altura, la que seria Silvia, que en un momento de lagrimas de por medio, más por la bronca, nos dijo a Nacho y a mí, que íbamos cerrando el contingente, que no iba más, que quería volver. Como nos habíamos atrasado un poco, le gritamos a David, el que presuroso, llego a donde estábamos, y así después de deliberar un momento, entre, él, Martin, Nacho y también estaba Carlos. Nacho ofrece bajarla, hasta donde habían quedados los autos, por lo que se decide así, Nacho deja su mochila, y carga la de Silvia, y emprenden el regreso hasta los autos, pero él les pidió a sus amigos, “Chapa”  Chappini, y “VÍvi” Vivanco, que le lleven su mochila un poco mas arriba, así el nos podía alcanzar sin carga, un poco mas rápido.

Ya solucionado ese problema, y manteniendo la vista en ellos dos que iban pal´ bajo, continuamos nuestra marcha para tratar de alcanzar el lugar para armar el segundo campamento, cosa que logramos a eso de las 16:00 Hs. Y nuevamente al armado de las carpas, hidratarse, comer, alimentarse lo más posible ya que acercaba el gran día. En eso estábamos, cuando llego Nacho Blas, con Chapa, y Viví. El lugar elegido para el armado de carpas era la Laguna Alta del San Francisco, que esta a unos 5400 msnm. Y si es una lagunita pequeña, que se forma en verano por el deshielo de la nieve acumulada en la quebrada, que íbamos a atacar al otro día, así que contábamos con agua suficiente para cumplir con la hidratación. Una vez concluidas las tareas necesarias, nos quedo un poco de tiempo para divertirnos en unos penitentes que había en el lugar, en donde varios nos sacamos fotos y hacíamos de esquiar.

Pusimos las carpas  en una hondonada al resguardo de los vientos, y recorrimos un poco la zona, tratando de no alejarnos mucho, siempre a la vista del campamento, ya cuando el sol comenzó su lento descenso detrás de la montaña, y la temperatura se hizo sentir un poco mas, cada uno a su carpita, no sin antes escuchar algunas ultimas indicaciones de David, de tratar de descansar bien, que a las 05:30 Hs. seria el horario de despertarnos, para que a las 06:30 Hs. arrancáramos, hacia la etapa final, y después cada uno a seguir las charlas en cada carpa a fin de infundirnos ánimos, y levantar un poco mas el espíritu, hasta que cayo la noche, y el silencio fue ganado lugar en todo el campamento.

ATAQUE FINAL AL VN. SAN FRANCISCO

Día 8º. De expedición. A las 05:30 Hs. Despertarnos nuevamente, asomo la cabeza de la carpa, como lo hicimos varios, a fin de ver que es lo que nos deparaba el Tata Dios, y la Pacha Mama, con el clima, y el día pintaba espectacular, mas estrellas no podría haber en ese cielo cristalino, límpido de toda polución humana, sin contaminación, le comento a mi compañero de carpa, el duro de despertar, (qué mal le pega la altura a este chango), y preparado el desayuno, vestidos, de a uno como chinchillones saliendo de sus madrigueras, fuimos asomando de las carpas, y a la voz del jefe, NOS VAAAMOOOS, MEEE ESTOYYYYY  CAGAAAAANNNNNDDDDOOOOOOOO DEEE  FRIOOOOOOOOOO, QUEEEE LOOOOO   PAAARRRRRIOOOOOOOO, comenzamos lentamente a encarar la vertiente oriental, por un acarreo de piedras bastante pronunciado, con manchones de nieve y hielo acumulado, desde hacia unos días, que a medida que iríamos subiendo se veía que estaba mas acumulada.

Al comenzar la marcha, David nos comenta que la montaña se cobraba dos voluntades mas, “Salo” Saragusti, no se sentía en condiciones físicas ni anímicas, para encarar este ultimo ataque, lo mismo que Eduardo Ahumada, quienes se quedarían en el campamento, por lo que el contingente total que salimos a la cumbre fue de 26 personas, algo RECORD, y nunca visto en la historia de la A.M.C. por lo que el orgullo y la responsabilidad de la Comisión Directiva, que estábamos presente allí en un 80%, era muy grande.

Atrasándonos unos metros, Nacho, Ariel, Martin, y también estaba Walter Viltes (Chato), y Yo, nos propusimos que de los 26 que salimos, todos tenían que llegar, haríamos hasta lo imposible para meterles un poco de huevo, y que pongan huevos, que saquen eso que hace falta allí en la altura, a toda la expedición, y sí que lo hicimos, y que laburamos.  David abriendo la marcha, intercalándonos los mas veteranos con los novatos los íbamos llevando bien, a la hora de marcha y de gran esfuerzo, comenzamos a ver las caras de varios que a medida que nos sentábamos miraban con mas cariño las carpas, en el campamento, que para esa hora ya eran unos puntitos diminutos, tal es el caso de Fernando Coronel, Javier Ribero, Diana Csáky, Guadalupe Molas, que con el apoyo invalorable del Chato dándole ánimos, llegó y que a fuerza de voluntad (pusieron unos huevos enorme) por eso se merecen un párrafo aparte, y a aquellos que no lo demostraban, pero sentían el cansancio, también, y a no darse por vencidos, a pesar del frio, el cansancio, la piernas que te pesan como plomo, fueron metro a metro subiendo, subiendo y subiendo, hasta que ya divisábamos el portezuelo, o collado que une las cumbre norte mas baja, con la sur, nuestro destino, y como dice la famosa canción colombiana.: “…despacio y con ritmo bueno, así se llega a la cima, suave suavecito, no vayas con tanta prisa, observa bien el terreno, sube esa montaña, trépate un poquito y después descansa”… les gusto ?, bien,  pero es así, así es como se avanza en los seismiles, y fue así como llegamos al collado, desde donde sí, desde allí no había vuelta atrás, la cumbre estaba ahí a nuestro alcance, a tan solo 25 minutos, casi la tocábamos, ya la podíamos sentir, palpar, oler, todo, se sentía todo, los 5 sentidos se abren, sacábamos  fuerza de donde no había, pero ya llegábamos, llegábamos, llegábamos, 25 interminable, eternos minutos, hasta que se siente, CCCCCCCCCUUUUUUUUMMMMMBRRRRREEEEEEEEE  CAAARRRRAAAJJJJJOOOO, y si los primeros ya la tocaron, estaban allí, y un poco más retrasado un segundo grupo, no por mucho, a tan solo 5 minutos detrás, asomábamos y estábamos allí, en la cumbre, y si de nuevo CUUUUUUUUUMMMMMMBBBRREEEEEEEEE, TODOS JUNTOS,  CUMBBBRRRREEEEEEEEEE,  si alegría, una alegría indescriptible, llantos, de muchos, abrazos, alegría que solo del que hace su primer cumbre de un seismil, lo conoce, mas abrazos, y más llanto, y ahí estábamos todos,  Mariana, Pablo (sub-15),  Sebastián, Fernando, Edith, Diana, Miguel, Juana, Javi, Juan Manuel, Carolina, Silvia, Raúl (sub-60) ellos los novatos, desempeñándose en un excelente papel, también los que fueron como invitados que querían probar de que se trataba esto: Soledad, Ariel, Carlos y Matías, y los veteranos ya de varias guerras, y socios de la AMC.,  Martín, Ignacio, Andrés, David, Ariel, Noelia, Guadalupe (también su primer seismil), Nora, Walter, y Yo, Christian, quien escribe este relato. Los 26 que salimos del segundo campamento, todos felices, hasta que pasa, solo pasa, uno solo se calma, (estábamos según GPS, 6080 msnm. Aunque las cartografías dicen 6020 msnm) y ya relajados todos, entre risas, y admiración por el paisaje que se observa alrededor, las cumbres vecinas, otras más lejos, el Inca Huasi, ahí al alcance de la mano, El Fraile, El Muerto, mas allá El Peinado, Los Dos Conos, y más atrás no lejos, El Magnifico, el cuestionado, el eterno, Ojos del Salado, pidiéndonos que vayamos, y nosotros en silencio prometiéndole que ya, que pronto, estaremos allí, también; El Walter Penck, El Tres Cruces, y seguro que El Pissis, nos estaba viendo a través de las nubes, ya que nosotros no lo podíamos ver, también perdido por ahí debía estar El Bonete, también hacia el Norte allá lejos, creo que se veía el Llullaico, o el Antofalla, todos y cada uno con su particularidad, hermosos todos, estaban a nuestro alrededor festejando nuestro logros, junto a la Pacha que nos permitió llegar, el clima hasta ese entonces espectacular. Nada podía empañar este logro de un gigantesco grupo, para andar en la cordillera. Logro de la institución de la cual me siento, y nos sentimos parte.  Y logro de cada uno, que tuvo que vencer miles de escollos para llegar allí, familiares, que muchas veces no entienden que carajo es eso de ir a sufrir allí,  este es un deporte que se hace por que se ama, es un modo de vida que uno elije, no da ganancias, no da sponsor  La única ganancia es lo que nos deja en el alma, en la vida. Nos forma, nos somete, nos frena, en esta alocada vida diaria que vivimos. Aquí, La Montaña, nos dice, “mando Yo”, si quiero llegas, si no te volvés, como nos dijo varias veces,  enseñanzas invalorable, que pocos asimilan.

Seguimos de festejo, queríamos que fuera interminable, anécdotas, risas, y alguien mágicamente saca de la galera, mejor dicho de la mochila, una gaseosa, de marca mundialmente reconocida, va, una Coca Cola, eso sí como dice una propaganda, no tiene precio, menos allí, la cual fue llevada por Miguel Marrero, pero porteada por VÍvi, a la cual todos degustamos un poquito, algunos mas otros menos, pero 1,5 Lt, divido en 26, hagan ustedes el cálculo, fotos, mas fotos, registro en el libro de visitas, o sea libro de cumbre, que se encuentra en un portafolio hermético y cerrado, ( NO CORTAR LAS HOJAS POR FAVOR, FALTAN VARIAS ), hasta que después de 1 hora de festejo, comenzó como una leve pero imperceptible brisa, la que de a poco se fue transformando en un viento fuerte, con ráfagas que levantaban la nieve del piso, haciendo que la temperatura descendiera drásticamente, haciéndonos sentir el frío, en las manos y pies, lo que en pocas palabras y textuales del Sr. Guía, (La Montaña nos sacó cagando), ya nos pedía que la dejemos en paz.

Y fue así, que inmediatamente comenzamos el descenso, entre girones de viento junto con nieve blanda, logramos descender hasta el collado de unión de las cumbre, y de ahí nos quedaba dos horas hasta el campamento en donde habíamos dejado las carpas, cansados, parando cuando se nos antojaba, a algunos ya les fallaban las piernas, pero ya nada importaba el objetivo estaba cumplido, la conquista de don San Pancho, como cariñosamente le decían las chicas, alrededor de la 16:00 Hs. estábamos arribando al campamento 2º  donde habían quedado Salo, y Eduardo, ya allí, procedimos a la rutinaria tarea, de hidratarse, tratar de hacer comida, charlar, descansar y tratar de contar lo vivido.

Estábamos ya todos juntos hasta que alguien propuso hacer algo distinto para festejar, la emoción era desbordante, así que se comenzaron a barajar varias posibilidades, desde tirar al Sensei, en bolas al agua helada de la laguna, o posar en “Pelos” arriba de los penitentes, cosa que se descarto por las damas presentes, la propuesta que perduro fue la siguiente, dar una vuelta olímpica, como hacen los campeones, alrededor de la laguna mencionada, la que está a 5420 msnm. con la particularidad que lo haríamos en zolsilloncas, sip, en Slips,  Y a la que adherimos casi todos, a excepción de lo más averiados, la propuesta estaba, la cita a la orilla de la laguna.

A la hora 15, y si, los autores, los amigos de Cordoba, Chapa, VÍvi, y nuestro exponente local, Nacho, y allí estuvimos todos, incluido el Sensei, y la Sub-60, la Sub-15, y  como siempre algunos retrasados, que nos hacían cagar de frio, y al voz de AHURA, salimos, fueron los 200 mts. Alrededor de lalaguna, más largos de mi vida, y creo que para todos, según comentaron después, tratar de correr en Slip, a esa altura, y con botas, fue una aventura muy particular, por supuesto que hay fotos y video de lo relatado, las pruebas están, fue genial, se la dedicamos a la montaña, en agradecimiento, y para la próxima, es obligatorio para TODOS/AS,(JAJAJA), nueva norma del montañismo de la AMC.

Al final de los festejos y nuevamente abrigados, comenzó a hacerse sentir el frío de la tardecita, y todos a las carpas a tratar de comer, dormir ya tranquilos muy tranquilos, y cansados, muy cansados, silencio nuevamente, la noche cordillerana, como la extraño.

Día 9º. De la expedición, despertamos a las 08:00 Hs. Para tratar de arrancar hacia abajo a las 09:00 Hs. Ese era el plan del Guía, David, pero parece que el nuestro, el de todos era otro, no nos podíamos despertar, que duro fue esa mañana, si a mi compañero de carpa los días anteriores no lo despertaba en forma normal, imagínense ese día, casi uso una piedra en la cabeza, mate cocido caliente. Se salvó de eso porque me lo volteó dentro de la carpa, 1Lt. De mate cocido, pero así estábamos todos, la mayoría, con una modorra, nos queríamos quedar allí, y ni se imaginan David, hasta en arameo puteaba, CHRISTIANNNNNN QUE PASAAA, NACHOOOO,  MARTIIIINNNNNN, NOOELLLIIIIAAAA SALGAN DE LAS BOLSASSSSSS, no se salvaba ningún jefe de carpa, bueno, nos estamos cagando de frio, NOSSS, VAMOOOOOSSSS, se MUIRSEMOSSSSSSSS, y se fuimos nomás, para abajo, aunque seguía puteando por lo bajo, pero ya en Quechua, recién en el refugio, un poco en  español, a la hora de arrancar el descenso, otra mini reunión, ya que algunos chicos no se sentían muy bien de piernas, nos dividimos en dos grupos, no tan alejados uno de los otros, pero nosotros manejando el ritmo de los rezagados,  así que más o menos con una hora de retraso, llegamos a donde habíamos dejado los vehículos, no sin antes el amigo Chapa, ir en su JEPETA, al alcance de los últimos, y así partir al refugio de Las Grutas, a encontrarnos con todos los demás, y seguir el festejo, ya más tranquilos, pero con la felicidad a flor de piel.

Luego de descargar los bártulos de altura, David se dio a la tarea de lleno, de tratar de organizar los vehículos y sus ocupantes para enviar hacia la Ciudad a quienes, no se quedaban allí para hacer la Segunda Parte, que era el INCA HUASI, 6683 msnm. Si antes estaba nervioso, allí, se exponencio, pero todo salió muy bien, los chicos bajaron hasta la Ciudad, y nosotros salvo David, bajamos a Fiambalá a hacer algunas compras y a despejarnos un poco, ir a las termas, comer un asado, que consiguió no sé donde, creo debajo de una piedra el amigo Chato, tomar unos vinos, pero por sobre todo despedir a la comitiva que seguía su viaje a la ciudad, con la promesa que de volver después de la segunda etapa seguiríamos los festejos, cosa que estamos cumpliendo a rajatabla.

Al otro día de dormir en las Termas de Fiambalá, de despedirnos del resto de los chicos, emprendimos el regreso al paso de San Francisco, al refugio antes mencionado, para dar comienzo de la segunda etapa de la “EXPEDICION SAN FRANCISCO-INCA HUASI 2008”, pero esa es otra historia, relatada por Nacho Blas, ya que por diferentes razones, no fui parte de la misma, físicamente, pero si espiritual y mentalmente, dándoles mucha fuerza desde el refugio…..  Nacho te toca a vos… seguí te paso la posta...   

 

 

Datos Técnicos de la Expedición San Francisco - Inca Huasi 2.008.

* Inicio: sábado 05/01/08 desde el Complejo Urbano Girardi.

*Integrantes:

  a.- Alumnos del C.I.M. 2.007:

Mariana Alaniz, Pablo Andraca,  Sebastián Arias Caldelari, Fernando Coronel, Edith Crembil, Diana Csáky, Miguel Marrero, Juana Noguera, Libia Pereyra (descendió desde el Refugio La Gruta), Javier Ribero, Juan Manuel Salado, Salomé Saragusti (alcanzó el Campo 2 a 5.400 m), Carolina Savio, Silvia Vázquez (alcanzó el Campo 1 a 4.800 m) y Ricardo Vega (descendió desde el pie de la ladera norte a los 4.500 m).

  b.- Invitados:

 Soledad Meléndez, Ariel Parra, Carlos Rodriguez Lastra y Matías Vivanco.

  c.- Socios:

Eduardo Ahumada (alcanzó el Campo 2 a 5.400 m), Martín Barros, Ignacio Blas, Christian Borgogno, Andrés Chiappini, David Lucero, Ariel Mercado, Noelia Miranda, Guadalupe Molas, Raúl Quiroga, Nora Varela y Walter Vilte.

·          Período de aclimatación:

Desde el 05/01/08 hasta el 09/01/08 en el Refugio La Gruta de Vialidad Provincial, con caminatas por los alrededores, ascenso del Co. Falso Morocho (4.500 m) y del Co. Bertrand (5.400 m).

·          Ascenso al Volcán San  Francisco:

Desde el 10/01/08 hasta el 13/01/08, siguiendo la vía noreste, instalando el Campo 1 a 4.800 m (al pie de la vertiente norte), el Campo 2 a 5.400 m y siguiendo la vertiente este hasta la cumbre sur (6.020 m), descendiendo luego al Campo 2. Alcanzaron la cumbre todos el 12/01/08, excepto aquellos indicados más arriba, es decir, 26 montañistas.

·         Regreso a la ciudad:

El domingo 13/01/08 bajaron 20 montañistas, el miércoles 1601/08 bajaron 3 y los restantes lo hicieron la madrugada del domingo 20/01/08.

·         Conducción:

Jefe de Expedición: David H. Lucero. 2º Jefe de Expedición: Martín Barros.

·         Organización :

AGRUPACION DE MONTAÑA CALCHAQUI.

* Agradecimientos:

·         Fabiana Garcia.

·         Adminsitracion General de Catastro.

·         Camara de Diputados de la Provinicia.

·         Solgen S.A.

·         Direccion Provincial de Asistencia Medica.

·         Direccion Provincial de Mant, de Edificios Publicos.

·         Y a todos aquellos que de alguna forma colaboraron desinteresadamente, para que esto termine con un éxito rotundo.

·         Una mencion especial a Claudia y aTito Riol que nos visitaron en el refugio de las Grutas toda una tarde, por supuesto Claudia con el espíritu de darle ánimos a todas las chicas, dándole una breve charla. Y Tito bueno sin palabra, jajajaja. Que Amigos.

   

 

 

 

 

Los Chicos en el portezuelo que une las cumbres norte y sur del San Francisco.

 

 

Las Chicas en el portezuelo que une las cumbres norte y sur del San Francisco.

 

 

El cartel que demarca el límite con Chile.

 

 

 

En La Marcha. Un descanso.

 

 

El volcán San Francisco, después de una tormenta desde el refugio Las Grutas. Nevado.

 

 

En la cumbre del falso Morocho…

 

 

RELATO.: CHRISTIAN BORGOGNO - SECRETARIA PRENSA AMC.

DATOS TECNICOS.: DAVID LUCERO – FOTOS.: VARIOS.  

 

 

 

  









Copyright © por Agrupación de Montaña Calchaquí Derechos Reservados.

Publicado en: 2008-10-29 (3832 Lecturas)

[ Volver Atrás ]